No  resulta fácil elegir entre los productos de la colmena, cada uno en su momento y en su forma puede ser el más indicado y conveniente, pero sí que es verdad que el campo de acción de alguno de ellos puede ser más amplio que el de otros. 

Igual que un padre difícilmente se decanta abiertamente por uno de sus hijos, tampoco un apicultor es  capaz, o al menos yo, de elegir y ensalzar a uno en detrimento de otros, sin embargo, usted, que lee lo que escribo, en busca de información, sí que puede agradecer que se aporte luz sobre la procedencia y aplicaciones de los productos de la colmena , entre otras cosas, para tener criterios a la hora de elegir y no le pasarán desapercibidas las virtudes del propóleo. Leer más...

Alternativa natural a los polvos de talco Leer más...
Receta natural de bálsamo labial Leer más...
componentes tóxicos en bálsamos labiales Leer más...

Se podría pensar que en una web dedicada principalmente a temas relacionados con las abejas, este interrogante, aquí , no pinta mucho.Pero lo cierto es que  en esta misma página, sí tenemos un trabajo hecho sobre el algarrobo, un árbol melífero, al que las abejas están muy agradecido.

harina al

Pués bien, cuando investígabamos sobre él, encontramos una información sobre las propiedades y utilidades de  uno de sus derivados, la harina de algarrobo.  Este trabajo no ha tenido  la relevancia que se merece, entre otras cosas porque no hay muchos lectores interesados en el conocimiento del algarrobo y sí que consideramos de interés el conocer y comparar , lo bueno y lo malo de esta harina con la del todopoderoso cacao.

Nada más justo y mejor para ello que comparar su composición nutricional, vamos a ello.

Cacao                                          harina de algarroba

  • Grasas .                             57%                                                  7%
  • Theobromina.                    1,3%                                                No      Es un excitante, no adictivo,del sistema nervioso.
  • Cafeina.                                Sí                                                    No.                                    La cafeina es un excitante del sistema nervioso. Crea adicción.
  • Ácidos oxálicos                   Sí .                                                  No.  Su presencia en nuestro organismo dificulta la absorción de los minerales.
  • Almidón                               9%                                                  No.  El gluten, contenido en el almidón, es causante de alergias. Los celíacos deben evitarlo.
  • Fibra                                  3,45%                                                 13
  • Azúcares                             No                                                      40

El algarrobo posee un alto contenido en fructosa y glucosa, por lo tanto, no es necesario endulzar.

  • Minerales                            1,3%                                                        5%
  • Vitaminas                             No.                                                         1.9%

 

A lo anterior, le añadimos la riqueza en taninos de la harina de algarroba., con un alto poder antioxidante.

A simple vista el cacao  no es tan inofensivo, como al menos, a mí me parecía . Es un excitante con poder adictivo, lo menos indicado para la población infantil.

Su contenido nutricional es bajo comparado con el de la algarroba.

por otro lado, hay otros detalles, de índole ética o medioambiental, que tampoco debemos obviar:

  •  La procedencia de uno y otro. Mientras el cacao ha de recorrer bastantes km antes de llegar a nuestra mesa ( con el consiguiente gasto energético y contaminación), el algarrobo, por su parte, es nativo de nuestra región.
  • Su precio. Es bastante más barata la harina de algarroba.

Solo hay una cosa que juega en contra de la harina de algarroba, el poder de la publicidad. No recuerdo un solo anuncio referente  ella.

El cacao en sus diferentes marcas lleva muchos años en nuestras mesas y los niños y los no tan niños, hemos disfrutado con su sabor. Con esta información, lo único que se pretende que el consumidor tenga los argumentos suficientes para poder elegir en función de sus necesidades.

Hoy, desgraciadamente, existen bastantes niños con problemas de hiperactividad y muchos mayores con problemas de hipertensión, a los que normalmente el médico les recomienda, entre otras cosas, “que deje el café”, por lo de la cafeina, pero nunca he oido decir, “que deje el cacao”.

 

Publicidad
Estadísticas

5,953
Visitas
únicas
Powered By Google Analytics