Nombre científico: Calluna vulgaris Salisbury. Pertenece a la familia de las Ericáceas (Ericaceae). A esta familia también pertenecen el Ojaranzo, el Madroño, los Arándanos y otros brezos como los del género Erica.

Sinónimos: brecina, berezo, bereza, quirihuela, quirola. Los brezos del género Erica se denominan: brezo común, brezo colorado, brezo blanco, etc, según la especie.

Descripción: arbusto enano de lindo verdor, con hojas diminutas, siempre-verdes y muy próximas unas a otras, pegaditas a lo largo de los fibrosos tallos. Las flores son de color amatista o lila, son más pequeñas que las del madroño y forman ramilletes terminales.

Se cría: en terrenos ácidos. Suele formar dilatados brezales en lugares lluviosos, libres de cal y en los que el bosque de alcornoques ha desaparecido por degradación. Estos brezales tienen mayor importancia en la parte occidental de España y Portugal. En la España seca es común encontrar pequeños brezales que se desarrollan en las riberas de arroyos y ríos.

Distribución: se cree que el centro de origen de los brezales y los brezos es Sudáfrica, país donde también disfrutan del clima mediterráneo y donde podemos encontrar más de 600 especies de brezos.

En la provincia de Málaga se crían varias especies de brezos, distribuidas por las zonas húmedas, ya sea por el microclima o por la presencia de corrientes continuas de agua. En la serranía de Ronda predomina el Brezo blanco o Brezo arbóreo: Erica arborea. Este brezo es especialmente grande, adoptando la forma de un pequeño arbolito, de ahí su nombre. En el curso de ríos como el Chíllar o el Fuengirola podemos encontrar Erica terminalis dominando la comunidad arbustiva de ribera, junto a adelfas, tarajes e higueras. Es fácil de distinguir si atendemos a su denominación, ya que las flores salen en la punta de las ramas.

Floración: el género Calluna florece en septiembre en la alta montaña y en otoño en el resto de España. Los brezos del género Erica suelen florecer en verano. En ambos casos tenemos una floración separada de la primavera, requisito indispensable para la obtención de miel monofloral de calidad brezal.

Miel de brezo: muy apreciada; es de color caoba oscuro y sabor poco dulce, es más,  ligeramente amargo. Muy recomendada en problemas cardíacos: insuficiencia coronaria, arritmias, cardiopatías, angina de pecho e infarto. Ideal para prevenir la formación de cálculos y las inflamaciones en la vejiga, riñón y uretra. Antirreumática. Además, por su contenido en minerales está indicada para la anemia, inapetencia y fatiga.

En España se produce sobre todo en el norte, así como en Extremadura y norte de Huelva. Esta miel monofloral es posible gracias a una serie de sucesos que ocurren simultáneamente: grandes extensiones de brezales, floración separada de la primavera y néctar rico en propiedades medicinales.

Composición química: quercetina (también presente en encinas y alcornoques), ácido tánico, ácido calutánico, ácido fumárico, ácido cítrico; taninos, inulina, arbutina, la ericolina –que da esencia- y glucosa.

ETNOBOTÁNICA

Virtudes medicinales más contrastadas: el brezo se ha usado medicinalmente como diurético y como antipútrido, especialmente indicada contra las inflamaciones de la vejiga urinaria; aclara eficazmente la turbidez de la orina, aumenta su cantidad y devuelve su olor normal. El modo de empleo es el cocimiento, preparado con unos 30 g de ramitas o sumidades tiernas, con flores o sin ellas, por cada litro de agua, y se deja hervir diez minutos. Se toman tres o cuatro tazas al día hasta que producen el efecto deseado.

Como depurador del aparato digestivo, principalmente los intestinos. Evita la acumulación de materia en el intestino grueso, ayudando a mantenerlo limpio.

En cataplasmas se usa contra las quemaduras producidas por el sol, así como por la fricción constante.

En forma de tisana, tomado cada noche, regulariza el sueño y evita pesadillas.

En baños enriquecidos con la infusión de brezo, ayuda contra el reumatismo.

Otros usos habituales: las flores o ramitas floríferas, desecadas a la sombra, se emplean en Alemania en lugar del té; dan una tisana de sabor agradable.

Su madera es apreciada para fabricar palos o tacos de billar.

Antiguamente servía para elaborar escobas artesanas, muy prácticas.

Publicidad
Estadísticas

5,953
Visitas
únicas
Powered By Google Analytics