Thymbra capitata

Tomillo aceitunero

Nombre científicoThymbra capitata (L.) Cav. [Basiónimos: Coridothymus capitatus Reichenbach; Thymus capitatus Hoffmanns]

Sinónimos: Tomillo andaluz, Tomillo real, Tomillo fino, Tomillo tinajero, Tomillo cabezudo

Descripción: es una mata de color ceniciento, de 10 a 40 cm de altura, con la cepa muy recia y bien leñosa, y los tallos tiesos y recubiertos de apretada pelusilla. Las hojas son estrechas, con abundantes glándulas en ambas caras y en cada una hay una gotita de esencia que se vuelve de color acaramelado cuando la planta se seca o envejece. Las flores se recogen en densos ramilletes terminales como cabezuelas redondeadas de color rosado o púrpura, aunque en Málaga y en Ibiza se han visto ejemplares con la corola blanca. Huele intensamente a tomillo.

Se cría: en matorrales y tomillares, a veces como pionera, en lugares pedregosos, roquedos, taludes o laderas con suelo muy erosionado sobre diversos tipos de rocas, tanto calizas como pizarras, arcillas, margas o incluso arenas. Desde 0 hasta los 800 m sobre el nivel del mar. Es muy abundante en la provincia de Málaga, donde es considerada el tomillo común.

Distribución: circunmediterránea, incluidas las grandes islas, excepto Menorca y Córcega. En la península ibérica la encontramos en las costas de Andalucía, así como en el valle del Guadalquivir, litoral alicantino, Ibiza, Mallorca, Algarve y desembocadura del Tajo

Floración: en verano, a partir del mes de junio, a veces desde la segunda quincena de mayo; prolonga la floración hasta el comienzo del otoño.

Miel de tomillo: de tono rojizo y sabor agradable. Las flores del tomillo le proporcionan principalmente dos propiedades, que son la capacidad de digerir los alimentos y la capacidad de prevenir y atajar las infecciones. Así pues, esta miel es muy adecuada en anomalías como la indigestión, flatulencias, acidez estomacal, diarrea, etc. Por otro lado, sus propiedades antisépticas la indican para el tratamiento o prevención de enfermedades respiratorias o dolencias tan comunes como el resfriado, la gripe, las anginas, asma, bronquitis o sinusitis. Esta miel posee un alto contenido en hierro, por lo que es ideal para problemas como la anemia, metrorragia (excesivo sangrado menstrual) o fatiga general; así, la miel de tomillo nos ayudará a recuperar energía y a sentir mayor fortaleza corporal.

Etnobotánica

Los tomillos, de forma general, han sido muy utilizados y aprovechados por el hombres desde la antigüedad, así hay constancia de que los antiguos egipcios utilizaban esta hierba en los embalsamamientos. Los griegos la utilizaban en sus baños y la quemaban como incienso en sus templos. Se cree que su extensión por toda la cuenca mediterránea se debe a los romanos y el uso que de él hacían para purificar sus viviendas.

En la Edad Media, las mujeres frecuentemente daban a sus caballeros y a los guerreros regalos en los que incluían hojas de tomillo, ya que creían que con esto aumentaban el coraje del portador. El tomillo también se usaba como incienso en los funerales y se ponía también en el ataúd con lo que suponían asegurar un buen tránsito a la próxima vida.

Dada la importancia económica de esta planta, durante siglos se ha recolectado para la obtención de su esencia, muy apreciada en las industrias de perfumes y licores por la cantidad de esencia que contiene, rica en fenoles. La planta puede dar más de un 2% en esencia, con un contenido mayor del 50% en fenoles (carvacrol, un isómero del timol). Se recogía en primavera de una manera devastadora, ya que se arrancaba de raíz para poder obtener la mayor cantidad posible de plantas al peso. Las plantas se metían en grandes cubas donde se hacía hervir agua para que el vapor arrastrara la esencia. El vapor se enfriaba a través de un serpentín que normalmente se hacía pasar por un riachuelo a modo de refrigerante. Finalmente se recogía el agua destilada y era separada la esencia por decantación. Más adelante se intentó cultivar los tomillos para una explotación industrial más racional.

Otros usos: recientemente ha comenzado también a extenderse el uso de los tomillos en jardinería, particularmente en los llamados jardines naturales, por la rusticidad de la planta y sus pocas necesidades de agua y atenciones que requiere. Además desprende un aroma muy agradable y cuenta con una floración espectacular.

Es tomillo andaluz es también muy popular y conocido en la cocina, siendo una planta con amplias utilidades culinarias, particularmente para aromatizar carnes asadas. Incluso la flor de tomillo se emplea de las más variadas formas en la cocina actual, formando parte de ensaladas, aromatizando vinos y licores o elaborando helados y salsas especiadas. Pero sobre todo para aliñar aceitunas: uno de los aliños más utilizados contiene una ramita de tomillo cabezón, ajos, pimiento rojo, orégano, un chorreoncito de vinagre, una pequeña ramita de hinojo y, si se quiere, un limón cortado en gajos.

Con el cocimiento de tomillo andaluz se han lavado infinitas tinajas de vino, así como barriles en los que se conservan pasas.

Virtudes medicinales: sobre la circulación y los centros nerviosos, su esencia ejerce una acción que se manifiesta por una mayor amplitud del pulso, por un aumento de las fuerzas físicas, por una mejoría del tono moral y un despertar de las funciones digestivas. Esta acción justifica el empleo de tomillo cabezón en todos los casos en los que importe estimular la circulación capilar y favorecer las combustiones orgánicas; además, toda l aplanta está dotada de propiedades antespasmódicas y antisépticas, tiene asímismo indicación en las enfermedades del aparato respiratorio, del cual modifica las secreciones y modera los espasmos. También es febrífuga, vermífuga (válida para deshacerse de los gusanos intestinales) y repelente de mosquitos (citronelol).

Algunas recetas

Infusión tónica y digestiva

  • 1 Cucharada de flores secas
  • 1 ramita de tomillo
  • 1 litro de agua
  • Miel (opcional)

El método de preparación consiste en hervir las flores secas y las hojas en el litro de agua durante unos 5 minutos. Pasado este tiempo, es necesario que la infusión repose otros 5 minutos. Posteriormente se debe colar y está lista para servir. Puede endulzarla con miel de tomillo. Las dosis diarias del té de tomillo, no deben superar las 3 tazas, ya que un consumo superior podría ocasionar algunos efectos secundarios.

Si se desea eliminar las lombrices, se debe tomar esta infusión en mayor cantidad, un par de tazas o un bol en ayunas cada mañana. Se recomienda tomar, junto a ésta, un laxante o purgante suave, para así acelerar el proceso deseado.

Caldo aperitivo de tomillo

En un plato sopero se escaldan una sopa de rebanadas de pan un poco duro, rociado con aceite de oliva, un poco de sal y unos brotecitos o sumidades de tomillo. Se tapa con otro plato y se deja cinco minutos; la sopa disminuye su temperatura y adquiere un delicioso sabor a tomillo y aceite de oliva.

Aguardiente de tomillo (licor estomacal)

15 gramos de salvia + 10 g de raíz de angélica + 5 g de cada una de las siguientes tres cosas: tomillo, almoradux y comino + 1 Litro de aguardiente. Todos estos ingredientes se ponen a macerar durante 40 días , al sol, en una botella bien tapada y colocada con el tapón hacia abajo; se revuelve suavemente, sin agitarla, todos los días, pasados los cuales se retira y se coloca durante 24 horas en un lugar fresco. Luego se filtra el líquido y se le añaden 400 g de azúcar.

Tomar un vasito después de comer o cuando se sienta uno indispuesto, así como para calmar los dolores de vientre y contra las flatulencias. Puede tomarse solo o con una infusión caliente de tomillo, como la expuesta anteriormente

Baños tonificantes

Generalmente se preparan echando en ellos esencia de tomillo, de romero y de espliego, disueltas en 50 g de alcohol. Pero si no disponemos de ellas, podemos usar una infusión concentrada de tomillo, con las otras dosplantas aromáticas o sin ellas, que después se echa en el baño. Por ejemplo, esta infusión puede prepararse echando a hervir un buen puchero con 5 Litros de agua, y escaldando en ellas 1 Kg de tomillo y las otras dos plantas, a partes iguales, o bien podemos prescindir de ellas si sólo disponemos de tomillo.

Publicidad
Estadísticas

5,986
Visitas
únicas
Powered By Google Analytics